Carrito  

Sin productos

Gastos de envio 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Zaunk, Alimento Natural Mascotas

Semillas de Rabanito Daikon para Brotes - Ecológicas - Kimuak


Semillas de rabanito daikon (raphanus sativus) ecológicas especiales para germinación.
Fabricante: Kimuak
Formato: 75 g

Más detalles



3,00 € con IVA

SD

Disponibilidad: Este producto se ha agotado

Añadir a deseados

Programa de fidelización No hay puntos de recompensa para este producto.


21 otros productos en la misma categoría:

Semillas ecológicas especiales para germinar lo que supone que el porcentaje de germinación es muy elevado y que las variedades están seleccionadas para producir unos germinados muy sabrosos. Las semillas pasan por un plan de autocontrol sanitario (APPCC) que incluye análisis microbiológicos periódicos de las semillas por lo que, observando unas mínimas normas higiénicas (lo mismo que con cualquier otro alimento), podéis obtener unos germinados con todas las garantías.

Germinación en bote de cristal
El método más sencillo y barato es el del bote de cristal. Entre sus ventajas destacamos la limpieza. El cristal se limpia muy fácilmente, incluso en el lavaplatos y si nos queremos quedar más tranquilos lo podemos hervir para su esterilización.

Ponéis las semillas en un bote de boca ancha y las dejáis cubiertas con agua una noche. A la mañana siguiente cubrís el bote con una tela fina y una goma y escurrís el agua. Echáis agua otra vez y la tiráis. Repetís este proceso 2 o 3 veces para lavar bien las semillas y por último quitáis toda el agua agitando enérgicamente el frasco. Para germinar las semillas necesitan humedad pero no pueden estar encharcadas por lo que este paso es muy importante. También ayuda el que las semillas queden adheridas a las paredes del frasco porque la otra cosa que necesitan para germinar bien es ventilación. Si están todas amontonadas, las semillas que están debajo no tienen aire y no van a germinar. No pongas mucha cantidad de semillas. Dejáis el bote boca arriba (muy importante que esté bien escurrida el agua) en un rincón de la cocina. En algunas páginas recomiendan oscuridad total, dejarlo metido en un armario o incluso en el horno. No estamos de acuerdo, cuanta más ventilación tengan, mejor os saldrán. Repetís el proceso de lavado y escurrido de las semillas cada 12 horas hasta que alcancen la longitud deseada.

Germinación con fibra de coco
Solo hay que hidratar la fibra de coco, dejándola como tierra húmeda. Si veis que habéis echado demasiada agua, podéis retirar el exceso con un papel de cocina, posándolo encima y retirándolo cuando absorba el agua.  Colocar las semillas encima sin remojo previo. Después, se van regando con un pulverizador los primeros días, y directamente el coco cuando ya tengan las hojitas formadas. Si los tenéis con luz (no sol directo) tendrán un color más bonito y además ayuda a la producción de clorofila. Cuando ya alcanzan la altura deseada, se van cortando para añadirlos a los platos. Podéis tener siempre un kit en la mesa (resulta muy decorativo) e ir cortando los germinados que queráis comer.

Con fibra de coco el resultado es distinto de los cosechados con el frasco de cristal. En el caso anterior, los germinados se consumen enteros, con raíz y en muchos casos semilla. Con la fibra de coco, se corta la raíz y se consumen únicamente el tallo y las hojas. Como adorno de platos, estos últimos son ideales. 

Certificaciones:

ENEEK - Consejo de agricultura y alimentación ecológica de Euskadi
ECOLOGICO - Certificación europea de producto procedente de agricultura ecológica.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Solo los usuarios registrados pueden publicar un nuevo comentario.

e.k-26011972